Libertad Lingüística

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Aprender en la lengua materna

E-mail Imprimir PDF
Se le llama lengua materna al primer idioma que aprende una persona, pues se da por supuesto que las primeras palabras que llegan a sus oídos proceden de los labios de su madre. La lengua materna recibe también los nombres de lengua natural, idioma materno, lengua nativa o primera lengua.

Lo normal es que un niño aprenda lo fundamental de su idioma materno a través de su familia. Años de investigación han demostrado que los niños que inician su educación en la lengua materna tienen un mejor comienzo y demuestran un mayor progreso que aquellos que son expuestos a un idioma nuevo al ingresar en la escuela.

La lengua materna es la base del pensamiento y tiene un papel primordial en la educación. El dominio de la misma es esencial para todo el proceso de aprendizaje, de modo que las dificultades en el conocimiento y expresión en la misma dificultan casi siempre el aprendizaje de segundas lenguas.

¿Se pueden tener dos o más idiomas maternos? Creo que sí. Conozco familias en las que el padre y la madre hablan idiomas diferentes y los niños aprenden a hablar ambos a la vez, si bien pueden adquirir una mayor maestría en alguno de ellos por ser el que, además, se habla de forma preferente en su entorno.

Según Noam Chomsky, una lengua materna puede aprenderse hasta los doce años de edad. A partir de aquí las habilidades lingüísticas son distintas, digamos que menos espontáneas o naturales, y requieren un esfuerzo consciente que no se da en el infante, de modo que cualquier lengua aprendida a partir de los doce años deberá ser considerada como una lengua adquirida por un método de aprendizaje mucho más racional y elaborado que difiere totalmente del aprendizaje básicamente intuitivo por el cual el niño se inició en el idioma materno.

En 1998, los residentes de California impusieron con el 61% de los votos el inglés como único idioma oficial en las escuelas financiadas con fondos públicos. El referendo que llevó a la aprobación de la Proposición 227, como se le denominó, trajo como consecuencia que los hijos de residentes extranjeros –en su mayoría de habla hispana–, ya no podrían recibir instrucción en su propio idioma. En su lugar, recibirían un curso intensivo de inglés de un año de duración para, posteriormente, ingresar al sistema escolar general.

Numerosos estudios de investigación revelan que los niños progresan mejor si reciben la educación básica en su propio idioma. Desde 1985, una unidad de investigación de la Universidad George Mason de Virginia, Estados Unidos, ha estado monitoreando los resultados de 23 escuelas primarias en quince Estados. Cuatro de los seis currículos involucrados fueron parcialmente enseñados en el idioma materno. El estudio revela que, después de once años de estudio, existe un vínculo directo entre los resultados académicos y el tiempo dedicado a aprender en la lengua materna. Los estudiantes que
demuestran el mejor progreso en la escuela secundaria han recibido una educación bilingüe.

Según Clinton Robinson, consultor en educación y desarrollo y ex director de programas internacionales del Instituto Summer del Reino Unido, “los niños que aprenden en un idioma distinto al propio reciben dos mensajes: si desean triunfar intelectualmente, no lo lograrán utilizando su lengua materna y, adicionalmente, que la lengua materna no sirve para nada”.

Pero aquí nos encontramos con una dificultad que hace que la Unión Europea no le preste la menor atención a lo que está sucediendo en España con la imposición coactiva de las llamadas “lenguas propias” en las comunidades bilingües y es la marginación que han sufrido las lenguas minoritarias de los países pobres por parte de los países colonizadores. Éste es el esquema que todavía perdura y que domina la política lingüística de organismos internacionales tan influyentes como la UNESCO.

En su Conferencia General de 1999, la UNESCO adoptó el término “educación multilingüe” definiéndolo como un tipo de instrucción que hace uso de por lo menos tres idiomas, la lengua materna, un idioma regional o nacional y un idioma internacional. Lo anterior se destaca en un documento de posición de la UNESCO de reciente publicación que lleva por título “Education in a Multilingual World”

sobre Diversidad Cultural (2001) hace referencia a la importancia de los idiomas en la promoción de la diversidad cultural. Todos estos documentos detallan la postura de En varias declaraciones y convenciones adoptadas por los Estados Miembros de la UNESCO, se establecen las directrices referidas a este tema y a la educación en general. Por ejemplo, las Recomendaciones sobre el Desarrollo de la Educación de Adultos de 1976, plantea abiertamente la educación en la lengua materna. Por su parte, la Declaración Universalla UNESCO, que puede ser resumida como sigue: Promover la educación en la lengua materna para mejorar la calidad de la educación.

Fomentar la educación bilingüe y/o multilingüe en todos los niveles de escolaridad como medios para promover la equidad social y de género como elemento clave de las sociedades lingüísticamente heterogéneas.

La UNESCO utiliza un esquema de trabajo propio del período colonial, pero todavía no se ha dedicado a estudiar el caso de la persecución lingüística que sufrimos en las comunidades bilingües de países como España quienes por razones familiares, escolares, empresariales, culturales o simplemente personales tenemos como lengua principal la del Estado y no la denominada “lengua propia” que defienden los nacionalistas identitarios. El enfoque multilingüe de la UNESCO trata de evitar la desaparición de las lenguas minoritarias en los países del Tercer Mundo brutalmente invadidos, tanto a nivel económico, militar como cultural por los países industrializados.

A partir de estos presupuestos, Senegal creó un proyecto para revivir los idiomas locales y a partir de 2002 se les enseña a los niños en wolof, pular serer, dyola, mandingo y soninke de los 23 idiomas hablados en este país.

Más complicado es el caso de Nigeria que cuenta con más de 40 idiomas.

¿Por qué en Senegal se han seleccionado seis idiomas e ignorado a los 17 restantes? ¿Qué criterios van a seguir en Nigeria en la selección de idiomas?

Perú, en 1975, decretó el quechua como idioma oficial. Esta iniciativa significó la traducción de la totalidad de la documentación oficial y la enseñanza de este idioma en las escuelas. El Gobierno estimó que necesitaría una fuerza docente de 200 mil maestros para lograrlo. El proyecto ha sido gradualmente abandonado.

En los países pobres hay obstáculos económicos y técnicos que se sobreponen a los políticos, cosa que no ocurre en España ya que con el grado de desarrollo económico, informático y editorial los obstáculos técnicos no existen, pero sí los políticos.

Nota del editor:

 La Constitución española ‘establece’ que “La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”

 Semejante axioma no es una norma: en sí mismo no obliga a nada. Sin embargo es el estribo –y la fusta y todo el arreo- con el que el nacionalingüismo –con la inestimable colaboración de los tontos útiles- nos viene arreando desde la Constitución que votamos inocentemente hasta nuestros turbulentos días.

 ¿Es la diversidad lingüística una riqueza?

En tal caso nuestra región es muy pobre comparada con Senegal o con Nigeria, verdaderos emporios en ese género –salvo para los nacionalistas, cuyo racismo genético les hace creer que toda la riqueza se cifra en su lengua de veneración, con desprecio simétrico para todas las demás-. Pero, siendo ecuánimes, si la diversidad lingüística es un patrimonio, … Senegal o Nigeria deberían pagar un impuesto que gravase su opulencia en este capítulo.

 Es el problema de mentir en las constituciones: que después, pueblo enteros, durante varias generaciones, tienen que estar pagándolo. Y, siendo mucho –tal vez incalculable a estas alturas- ni siquiera es el presupuestario, o el económico en su conjunto –con costes no meramente dinerarios- el capítulo más importante. Éste es la libertad.

 Porque es razonable pensar que la diversidad lingüística constituye un patrimonio cultural. Pero convertirlo en una condena burocrática, además de envenenar el idioma patrimonial con un aluvión de fórmulas “para vehicular a vida moderna” (quod erat demonstrandum y escupe nuestro malhadado ‘plan xeral de normalización’) lo esteriliza literariamente –inútil y contraproducente la imposición a los niños de la lectura de libros que escriben los amiguetes y que, en general, nadie compraría voluntariamente- y convierte la vida de los escolares y de los que habitan el sector público en una imposición cotidiana durante el horario.

 Dice Xoan Xulio que UNESCO “utiliza un esquema de trabajo propio del período colonial, pero todavía no se ha dedicado a estudiar el caso de la persecución lingüística que sufrimos en las comunidades bilingües de países como España quienes por razones familiares, escolares, empresariales, culturales o simplemente personales tenemos como lengua principal la del Estado y no la denominada “lengua propia” que defienden los nacionalistas identitarios.”

 Naturalmente que UNESCO no ha pensado en semejante posibilidad, porque, a tales efectos, no existen países como España. Esa ocurrencia tiene nuestro exclusivo y excluyente copyright, y, salvo el experimento indigenista de Evo –antes se llamaba a esto adanismo- Morales, también emparentado con lo de Pol Pot, constituye caso único en el mundo, absolutamente increíble. De hecho, nadie, fuera de aquí, se lo puede creer. De hecho, hasta ahora ni siquiera se lo creían en las estructuras centrales de los llamados partidos nacionales españoles. De hecho, sólo el PP parece estar cayendo en la cuenta de lo que han estado haciendo sus tontos útiles regionales. Ni UNESCO ni los organismos internacionales están para resolver cuestiones internas[1]

 Es un poco deprimente la invocación, muy frecuente, del auxilio de esos organismos –como si fuésemos un Kosovo cualquiera-. Es deprimente reconocer que los nacionalistas tienen razón al admitir –con esa invocación- que España es una ensalada de naciones mal revueltas, en contra de lo que evidencian la Historia y el derecho.

 Tenemos que resolverlo nosotros: "La mejor manera de defender la libertad es ejercerla"



[1] Pese a que Desde 1996 diversos organismos internacionales vienen denunciando la vulneración del derecho de los niños a recibir la enseñanza en lengua materna en Cataluña. Así El Comité para la Eliminación de la Discriminación racial de la O.N.U. en informe de septiembre de 1996 y posteriores, observaba como un motivo de especial preocupación que en Cataluña y en el País Vasco “a los niños de la minoría castellana les puede resultar difícil recibir la educación en su lengua materna”. De igual manera, y en fecha más reciente, el Informe de la Comisión contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa en enero de 1999 denunciaba las dificultades a las que, a veces, se enfrentan  los niños de lengua castellana residentes en Cataluña y el País Vasco, “cuando se trata de recibir una educación en castellano en las escuelas”. (Exposición de motivos de la ILP por el bilingüismo en la educación en Cataluña –Convivencia Cívica Catalana-)